Información

Información de la Ruta del Cares

 

La Ruta del Cares también es conocida como “Senda del Cares” o “Garganta Divina”.

El recorrido de la Ruta del Cares, es una ruta de senderismo que se puede realizar, indistintamente, comenzando en Cabrales (Asturias) ó en Caín (León).

En el caso de comenzar la Ruta del Cares desde Asturias, lo ideal es alojarse en Arenas de Cabrales. Es un pueblo muy bonito y tranquilo del norte de España y donde se produce el famoso Queso de Cabrales, además de ser el núcleo poblacional más grande y cercano del comienzo de la Ruta del Cares. Se llega en coche o autobús, a través de carreteras en buen estado.

En el caso de comenzar en León (Caín), hay que llegar hasta allí en coche, por carretera con muchas curvas. Sobre todo en el tramo final (los últimos kilómetros cerca de Caín); y para aquellas personas que no están acostumbrados a carreteras de montaña, suelen tener ciertos problemas y temores al circular, al ser carretera excesivamente estrecha, con curvas y con algunos precipicios. La localidad de Caín es bastante pequeña, con un paisaje que lo rodea espectacular, que sólo tiene pequeños hostales y restaurantes. La localidad está bastante aislada de otros lugares.

Una de las ventajas de comenzar la Ruta del Cares desde Asturias, es que en  Arenas de Cabrales hay muchos otros atractivos turísticos cercanos, como lo son: el Funicular de Bulnes, Museo del Queso de Cabrales, el mítico Naranjo de Bulnes o Picu Urriellu. De igual manera, y también bastante cercanos a Arenas de Cabrales, se encuentran entre otros atractivos turísticos de la zona, lugares como Covadonga, Cangas de Onís, Cueva El Soplao y las playas del Cantábrico. Además de todo esto, en Arenas de Cabrales hay más variedad de establecimientos hoteleros y restaurantes, además de tiendas, cafeterías, bares, pubs, farmacia, bancos, etc.

En nuestro caso en particular, explicaremos y recomendamos realizar el recorrido comenzando en Cabrales, donde la mayoría de las personas realizan el inicio de la Ruta del Cares.

Es muy importante indicar, que aquellas personas que sufren de vértigo (miedo extremo a las alturas), en algunos casos suelen tener temores y miedos por los precipicios que hay, y sobre todo por lo que ven, aunque en ningún momento hay riesgo de caídas.

Desde Arenas de Cabrales hay que ir en coche y por carretera hasta Poncebos (6 Kms.), lugar donde comienza la ruta. Nada más llegar a Poncebos, a la derecha, hay una central eléctrica (Viesgo), que aprovecha el caudal del río Cares para producir electricidad. Uno de los objetivos de la Ruta del Cares y el canal que va paralelo a dicho camino.

Una vez en Poncebos ya se puede ver un paisaje majestuoso, al lado del río Cares, rodeado de impresionantes montañas y preámbulo de todo lo que nos queda por descubrir.

La Ruta del Cares no tiene pérdida. Es un camino único. En total se van a caminar aproximadamente 12 kilómetros en cada sentido, que se suele tardar entre 3 horas y 4 horas (en cada sentido), a un ritmo tranquilo, con paradas para descansar y poder sacar fotos. La ruta tiene poco desnivel, salvo la primera subida inicial desde Poncebos. Después de esta subida, el recorrido es bastante plano y muy llevadero.

Una vez en Poncebos, y por el margen derecho del río Cares, empezamos a caminar por el camino que va paralelo al río, de la subida que hay hasta el remonte de los salmones. Después de caminar un poco, empieza la subida, un poco durilla para algunas personas. La misma es de poco más de 2 kilómetros (menos de una hora de recorrido) y se puede considerar que es la única subida del recorrido. El camino es irregular, de gravilla y piedras.

 

Al finalizar la subida, llegamos a los Collaos, punto de más altitud del recorrido (aprox. 500 metros de altitud). En los Collaos hay paneles informativos que hablan de la historia y de la increíble construcción del camino de la “Garganta Divina” entre Poncebos y Caín, hacia la central hidroeléctrica. Una vez en este punto, el camino se hace más cómodo y llevadero, ya que comienza el trayecto en llano.

 

Siguiendo el recorrido dirección a Caín, se observa que el camino se va convirtiendo cada vez más espectacular, pasando por el caserío de Culiembro (aprox. la mitad del recorrido). Seguimos nuestro camino, y pasamos por los puentes del Bolín y el de Los Rebecos.

 

Nuestro recorrido continua hasta llegar a una serie de espectaculares túneles tallados en la montaña, con vistas al río Cares, alguno de ellos con pequeñas cascadas de la lluvia y nieve que hay en las cumbres. Un poco más adelante  y llegamos al pueblo de Caín en León.

 

Caín es uno de los pueblos más espectaculares de Picos de Europa. Está completamente rodeado de gigantescas montañas. Caín, curiosamente, está a muy poca altitud, un poco más de 500 metros.

Una vez en Caín, con la satisfacción de haber caminado 12 kilómetros, se suele descansar, beber alguna bebida y hasta hay personas que meten los pies en las frías aguas del río Cares para refrescar los pies. Y en algunos casos hasta bañarse en las aguas del río Cares.

En Caín hay restaurantes y merenderos donde poder comer. Por lo general, y debido a que Caín es bastante pequeño y a la gran cantidad de personas que hacen la Ruta del Cares, en temporadas altas y puentes, es más difícil tener mesa disponible donde poder comer.

Una vez en Caín, si fuera el caso, hay que prepararse para regresar los 12 kilómetros, por el mismo lugar que se hizo la ida del recorrido.

Nosotros les ofrecemos la posibilidad de hacer el regreso de una manera distinta, sin necesidad de hacer el esfuerzo físico de regresar caminando, y a la vez pudiendo descubrir otros encantos que hay en los Picos de Europa, regresando en todoterreno (4×4) por las montañas de los Picos de Europa.

Bookmark and Share